martes, 30 de junio de 2009

Señorita Corazón - María gabriela Epumer



Hace seis años que el rock argentino ya no cuenta con la presencia física de María Gabriela Epumer, aquella linda chica que aprendió de los grandes y ahora está dentro de ellos. A modo de homenaje algunos atajos de su intensa y respetada trayectoria que es parte de la historia del rock de éste país. Lo que el viento nunca se llevó.
Por Guillermo Romani.
María Gabriela Epumer estaba abocada a su trayectoria en solitario cuando la muerte repentina se le presentó, estaba por cumplir cuarenta años e iba rumbo a sus veinticinco en el circuito del rock, aunque toda su vida estuvo en contacto con la música, ya que proviene de una familia vinculada de cerca al género, su hermano es Litto Epumer y su tía Celeste Carballo.
A los dieciséis años se unió a la banda de María Rosa Yorio para desempeñarse como guitarrista haciendo su debut en público.
Pasaron los años y con la llegada de la democracia estuvo al frente de la primera banda cien por ciento femenina: Viudas e Hijas de Roque Enroll, donde brilló junto a Claudia Sinesi, Andrea Álvarez, Mavy Díaz, y Claudia Rufinatti. El antecedente de esta banda fue el proyecto Rouge (Sinesi – Andrea Alvarez – M.G. Epumer), pero hay que destacar que fue con las Viudas con quienes logró trascender y editar tres discos de estudio más uno en vivo (Viudas e hijas, ciudad catrónica; Vale 4). Aquella fue una propuesta pop e irónica surgida en los años de la Argentina inflacionaria. Paralelamente a su trabajo junto a Viudas e hijas Epumer colaboró en los discos Puertos y Corazón Clandestino de M.R. Yorio y Fito Páez respectivamente ; llegados los noventa Maria Gabriela grabó guitarras en Chocolate Inglés, disco de Celeste Carballo ( el de aquel recordado hit “El Chino” junto a Andrés Calamaro).
Luego, convocada por Luis Alberto Spinetta, se hizo cargo de las guitarras para las presentaciones en vivo de Peluson of milk, a posteriori Epumer se sumó a la banda de Charly García, grabó en la Hija de la lágrima y quedó como guitarrista estable acompañando a García en su etapa Say no More, tranformandosé en quien Charly se apoyaba musicalmente; sin ir más lejos fue ella la que sugirió que a la grabación de La hija de la lágrima le hacia falta un hit, dando pie a la inspiración de García, despachandose con el inevitable hit “ Chipi Chipi“.
Ya en finales de los noventa María Gabriela Epumer contaba con la experiencia suficiente para iniciar su búsqueda musical en solitario, en ese plan se gestó A 1: fugaz banda en la que estuvo al frente, donde participó Charly García y con la que editó Señorita Corazón en1998.
Perfume, su siguiente paso, fue esencialmente su primer material como solista, y contó con una larga lista de invitados entre los que se destacan Fito Páez, Emmanuel Horvilleur, Richard Coleman, Francisco Bochatón, Fer Samalea, Diego Dubarry, Charly García, entre otros. Epumer se rodeó de lo mejor para su primera experiencia con nombre y apellido, para ello contó con una contundente base integrada por Cristián Basso y Martín Milán ( baterista de Árbol ); es importante destacar la labor de Fernando Kabusaki, quien completaba el trío estable que acompañó a la grabación de Perfume en el cual La Epumer desempeña canciones propias sumados a tres covers reconocibles como: “Ah! Te ví entre las luces” de La maquina de hacer pájaros; la bella “Quero estar entre tus cosas” de Daniel Melero, que cuenta con intro a cargo del mismísimo Robert Fripp y “Canción para los días de la vida” de L.A. Spinetta.
Perfume no se privó de nada, fue mezclado en los estudios Circo Beat y La diosa salvaje.
Ya en el nuevo siglo editó el Ep Pocket pop.
María Gabriela Epumer fue consolidando su estilo como guitarrista y queda claro que los grandes también se nutren de grandes. Músicos de la talla de Charly García, Spinetta o Páez buscaron su estilo para sus canciones.
La Epumer es parte del linaje femenino que deslumbró al rock argentino.

1 comentario:

Mariela dijo...

Preciosa Princesa estarás siempre en nuestro corazón. Siempre supe que eras de otra galaxia!Bss donde quiera que estés, te extraño!