domingo, 28 de septiembre de 2008

Pipo Lernoud. Entrevista.


Pipo Lernoud: el Poeta eco loco lógico. 
 

 Hacer correr la voz fue lo necesario para que el movimiento rockero pueda darse a conocer, pelar sus nuevos colores, y encontrar su lugar. Uno de los encargados de darle voz por naturaleza desde otro lado no estrictamente musical y otorgarle letra al movimiento fue Pipo Lernoud: poeta , periodista y defensor de la ecología.

Como es costumbre, porque su vida es así, Lernoud estuvo en la capital Cordobesa rodeado de poetas y músicos en un colectivo poético -musical, organizado por el Poeta Hernán ( de la provincia de Bs.As.). Tirados en el suelo y mirándonos a los ojos nos habló de su presente y su pasado, para dejar sentado eso de "sin tiempo y sin memoria".

Por: Guillermo Romani - César Pucheta - Santiago Ramos.

Foto: Gentileza Revista La Mano.

Hablemos de tu presente, ¿qué estás haciendo y que cosas te están conmoviendo?
Ustedes saben que estoy en (revista) La Mano, que es un especie de cooperativa que hemos hecho con (Roberto) Pettinato, (Alfredo) Rosso, (Martín) Pérez y que se yo. Para mí esa es una muy buena salida porque hablo de rock desde mi punto de vista, que a veces es el de un viejo gruñón, tengo total libertad, es un revista que la ventaja que tiene es que hay total libertad para hablar, es copado escribir ahí y eso me gusta. Pero tu pregunta es muy general: me está conmoviendo desde el desmonte del monte Chaqueño hasta las nuevas generaciones de músicos que hay.

¿Estás involucrado en alguna asociación que defienda a la ecología?
Sí. Cuando terminó el Expreso Imaginario me metí con un grupo que surgió del expreso para dedicarse a la agricultura ecológica y a la ecología en general; formamos una asociación de estudios de la agricultura orgánica y de ahí (año 1983) le metí para siempre; todavía estoy trabajando en eso, en distintas organizaciones que fueron surgiendo y en los últimos diez años me eligieron en la Organización Mundial de Agricultura Ecológica que tiene sede en Alemania y que tiene gente de todo el mundo. Tenemos ciento veinte países miembros, con grupos de flacos que se dedican a la agricultura ecológica. A veces son grupos de miles: por ejemplo los indígenas bolivianos o peruanos están organizados en asociaciones de miles y miles de tipos que trabajan para conservar los productos típicos: La quínoa, el amaranto, la alquihuicha por ejemplo; otra cosa parecida pasa en África, en Asia, en todos lados. Laburamos con eso y es muy copado, muy lindo.
Yo pasé los últimos diez años como vicepresidente de esta organización y la verdad es que aprendí muchísimo, fue como un equilibrio muy bueno después de haberme dedicado tanto tiempo al rock, al que no abandoné pero de alguna manera sí. Ese periodo lo pasé aprendiendo otras cosas porque lo copado es aprender otras cosas. Porque si yo sigo siempre hablando de lo mismo y laburando con lo mismo es un embole.

Hablaste de La Mano, nombraste al Expreso, publicaciones que sirven como retrato de época de algún momento dentro de la cultura rock y todo lo que eso conlleva, ¿cómo ves actualmente al movimiento?, si se puede tirar alguna noción de movimiento todavía.
Yo creo que para no confundirse y deprimirse hay que darse cuenta que el rock en este momento es como la banda de sonido de la época, todo suena a rock en estos momentos.
Si te van a vender un pantalón, te lo van a vender con sonido de rock; la televisión está copada por el rock, la radio está copada por el rock, entonces el rock es todo y ya no es nada al mismo tiempo, o sea el rock como música es un sonido, guitarras eléctricas, etc. que además tiene mucha diversidad dentro de ese sonido porque hay una diferencia enorme entre los acústicos, los heavies...Y al mismo tiempo dentro del rock hay una parte que ya ha asumido su función de parte de la industria del entretenimiento, el show bussines, (que dicen los americanos), que es el Pepsi Music que son cosas para entretener a la gente, como ir a Disney World, en vez de ir a Disney World vas a ver otra cosa, pero básicamente el contexto es un paquete armado que te lo ponen ahí para que vos te tomes un cerveza, pagues la entrada y te vayas después a tu casa contento, está todo armado, no hay ninguna posibilidad de sorpresa, no hay ninguna posibilidad de creatividad. Grupos muy buenos como Divididos, suponte ( y se podría decir lo mismo de la Renga, Los Piojos) en el contexto de estos festivales y de los shows masivos y de los estadios, tienen que armar un show, que es un show para un estadio: con gestos angulosos, con mensajes muy claros, con cosas para mover a la monada, y en el caso de Divididos por ejemplo el público no para de gritar.

Leí en una nota de que no te gustaba que el público grite tanto.
Sí, pero no es que no me guste. Me parece de que si vas a un recital de Divididos, empiezan a tocar, y todo el recital la monada canta los temas: no escuchas a ellos, que es lo que pasó con lo Beatles, por eso lo Beatles dejaron de tocar (en vivo) en el sesenta y siete, porque las pendejas gritaban y no se oía un carajo (sic). Ellos (The Beatles) cuentan de que hacían cualquier pelotudez . Entonces hay eso que responde a la industria porque ha pasado una cosa muy fuerte, que es que ahora la industria que hace zapatillas, pantalones, camisas, está interesada en vender a través del rock, y los que fabrican dentífricos y aparatos electrónicos, teléfonos, quieren vender a través del rock. Hace diez años, ni hablar hace veinte o treinta, el rock era mala palabra para esos tipos, la imagen de un pibe con pelo largo, mal afeitado con ropa más o menos no era la imagen que ellos querían venderle a la gente. Pero por otro lado hay un movimiento, como por ejemplo Flopa, de grupos que están más interesados en hacer buenos temas y buenos discos, y que si tienen éxito, ¡bárbaro!, que tienen su propio publiquito que les permite vivir de eso y no están pensando en convertirse en un eslabón más de la industria, y me parece que de eso hay muchísimo porque cuando la gente me dice "¡ah! pero en tu época, Tanguito, Miguel Abuelo..." Sí, pero éramos siete y había cien personas que iban a un lugar donde tocara Tanguito, como muchísimo, hoy hay millones de tipos así que componen en su casa, algunos te gustan más, otros menos pero hay esa vitalidad y hoy está la posibilidad tecnológica de hacer cosas por tu cuenta. Así que el desafío está y yo creo que hay gente que está haciendo cosas alucinantes y creo que el rock está más vivo que nunca.

Venís presentando el libr0 "Sin tiempo y sin memoria". ¿Hay como un grupo armado?, ya que el año pasado también viniste con la misma gente.
Sí. Somos como los Rolling Stones (bromea).

¿Qué tipo de propuesta es? ¿Cúal es la finalidad de estas lecturas?
El poeta Hernán, él organiza esto:"Poemas y Canciones" que yo he participado en diez de los quince que se hicieron. Somos más o menos este mismo equipo (Hernán, Flopa, Florencia Ruiz, Vicente Luy y Lernoud). La semana que viene estaremos con algunos cambios, dentro de dos semanas en Buenos Aires. El concepto es volver a leer la poesía y volver a juntar la música con la poesía. Por ejemplo Flopa o Gabo que vienen a veces ya son gente que tienen un nombre, ya están pintando como la nueva generación, pero sin embargo vienen con nosotros y tocan algunos temitas porque les gusta formar parte de esto, porque el espíritu de esto, a pesar de que éste (Casa Babylon) no es el lugar ideal, es mas íntimo.

¿No te parece que la prensa se cuelga de lo económico y no se la juega para dar un poco más de peso a aquellos artistas que hacen verdadero mérito con lo que están haciendo?
Totalmente. Y bueno, es parte de lo mismo porque el periodismo es parte de la industria, la Rolling Stone es parte del Pepsi Music, forma parte del mismo engranaje y de alguna manera La Mano también, aunque nosotros somos independientes. Hay otras revistas que son parte de una coorporación, pero ¿sabes lo que pasa?, hay que renunciar a la idea de que el cambio o la sorpresa va a venir por parte de esa gran maquinaria. Si hay algo interesante o lo vas a descubrir vos solo, o te va a llegar de una cosa chica, que después eso crezca y se vuelva masivo es otra cosa, pero si hay algo creativo va a suceder en pequeña escala, en la revistas independientes, en la publicaciones independientes, en los recitales independiente que no tienen porque ser malos, sonar mal, o estar sucio.

¿Cuál es la relación que ha tenido a lo largo de este tiempo aquel grupo del Expreso Imaginario?
Yo creo que hay una continuidad muy fuerte y lo que pasa es que se van dando, que se yo, por ejemplo en el Expreso Imaginario empezó Pettinato, empezó Rosso, Kleiman, Gloria Guerrero, después Sandra Russo, bueno un montón de gente , vino Pan Caliente donde empezó Enrique Syms y todo eso va cambiando y ahora hay pibes nuevos yo lo siento como una continuidad, y un poco que el panorama va cambiando, la moda va cambiando (la gente se va vistiendo distinto) pero el contenido básico central es el mismo.

¿Estas leyendo nuevas plumas, en cuanto al tratamiento del rock en los medios?
No, nuevas no. Las que yo te citaría son tipos bastante grandes ya como Fabián Casas, Pablo Schantón, son tipos que ya tienen cuarenta y pico, pero hay nuevas: yo no las conozco todavía, siempre hay nuevas.

Siempre te has movilizado por un sector de poetas, decías recién Fabián Casas por ejemplo. ¿Considerás que el rock también ha sido una influencia hacia otros caminos no estrictamente musicales?
Yo escribí justamente una nota sobre que el rock salvó al tango y al folclore y podría haber puesto la literatura también. Todos los escritores jóvenes que hay, la mayoría no todos. Hay algunos que vienen de una formación más política universitaria, han pasado por el rock y son rockeros y han sentido las metáforas de Charly García, se han formado ahí, y me parece que los nuevos tangueros, hay una movida de tangueros jóvenes, la Fernández Fierro, El Arranque, La Chicana y que tienen una formación rockera, ni hablar de Melingo.
Y lo mismo pasa con los pintores, en este momento el rock permea toda la cultura y todo el mundo pasó por un periodo en que fue rockero y eso le tocó adentro, pero de ahí a que eso siga y que haya una conciencia...

¿Cómo era la época del Expreso Imaginario?, ¿cómo se organizaba la revista?

Y era una época muy difícil, vos sabés era en dictadura, así que nosotros tuvimos que decidir un montón de cosas que no íbamos a hablar: "De política no vamos a hablar" , "de religión no vamos a hablar", "de drogas no vamos a hablar". Era un momento muy difícil pero al mismo tiempo de alguna manera con el Expreso Imaginario estábamos en una burbuja , como están ustedes con el Blog suponte, donde tenés un grupo y en tu mundo te estimula y te permite inventar cosas nuevas. El grupo que hacía El Expreso era muy grande, entre colaboradores, gente andaba al rededor, éramos veinte y pico de tipos con un mambo bastante fuerte en la cabeza, entonces era muy estimulante todo eso y no era tan fuerte la presencia de la persecución. Lo primero que la dictadura persiguió fué a los militantes políticos y a la gente que tenía cierta formación política y el rock no tenía mucho que ver con eso. Después persiguió al rock pero ya desde el punto de vista de la censura, de prohibirlo en la radio; en la radio no había rock, en los diarios no había rock; pero no hubo una persecución de que nos metieran en cana, nos torturaran, entonces dentro de tu mundito imaginando esta revista, que no podía tener política, no podía tener drogas, pero podía tener un montón de otras cosas.

Relacionadas: Entrevista con Alfredo Rosso.


Pipo Lernoud - Tres