lunes, 15 de junio de 2009

Eléctricamente Páez. Fito en la capital cordobesa.


Show:  Fito Páez
Lugar:  Vieja Usina
Fecha:  sábado 13 de junio, 2009.
Ciudad: Córdoba.
Por Guillermo Romani.

El sábado 13 de junio Fito Páez retornó a Córdoba para brindar un show electrizante en compañía de la banda the Killer burritos.
Cercanas la 22hs el público comenzó a ser testigo de un concierto cien por ciento rosarino y rockero. La velada comenzó con la inédita “Tratame bien”, que dio rueda a la larga lista que se extendió hasta los primeros treinta minutos del domingo.
Una cuidada puesta en escena acompañó a las nuevas versiones de grandes canciones tales como “11 y 6”, o “Lejos en Berlín”, bien a lo killer burritos, pero en voz de Fito. "Taquicardia" ,un clásico desempolvado, fué el siguiente que conmovió a la parte del público que sobrepasaba los 30 años y sorprendió a las nuevas generaciones ( se pudo observar una cantidad considerable de adolescentes), en tal sentido ambas (generaciones) disfrutaron con “Eso que llevas ahí”.
El cambio de instrumentos fue continuo: del piano eléctrico y teclados, a la guitarra; Coki De Bernardi alternó guitarras para darle el brillo necesario a melodías como “Enloquecer”.
“Naturaleza sangre” tomó forma de blues tenso, con explosión hacia al final de pogo incluido. Con la monada despierta llegaron momentos como “Polaroid de locura ordinaria”. En tanto Coki De Bernardi y sus killer burritos se apoderaron del escenario para traer “La tormenta”, con Páez sumandosé hacia el final de la misma, para traer la calma de la intimidad de su piano, su voz y el público: un intermezzo cantado, que meció clásicos de la talla del “Amor después del amor”, “Dos días en la vida”, “Dale alegría a mi corazón”, “Tema de piluso” , “Tumbas de la gloria” y hasta la emotiva “Alicia en el país”, seguida de variaciones familiares de melodías de estirpe García.
Sus co-terraneos, The Killer Burritos, tomaron sus posiciones para la tercera parte del show y dieron cuerpo a “Dar es dar” y una excelente versión (no tan despojada) de “Al lado del camino”.
Con un comienzo más funk que la original De Bernardi, con su guitarra, empuño los primeros acordes de “Circo beat” en meadle con “Tercer mundo” preparando el clima ideal para “Ciudad de pobres corazones”, con su clásica intro dando las buenas noches a distintas ciudades del mundo, a las que sumó un “..Buenas noches Susana”, que marcó uno de los tantos momentos intensos de electricidad proporcionada. A rodar mi vida, la siguiente, desató euforia y mandó al descanso.
Con previo cambio de vestuario (el segundo de la noche) fue el momento de los bises, donde el rosarino se lanzo con una impecable versión de un vestido y un amor a modo de vals. Tras lo cual “Cerca la revolución” encontró una versión viceral, dando lugar al final de los finales con el clásico “Mariposa tecknicolor”, la que coronó una gran noche en una Vieja usina repleta y dividida en campo y platea.
Páez brindó un show cuidado y de calidad, más allá de la angina que lo aquejaba la que no le impidió sus responsabilidades de músico – en horas de la tarde la prueba de sonido fue prolija y minuciosa - y de padre (Sus niños permanecieron en la docta junto a él).
Fito Páez confirmó su vigencia y deleitó eléctricamente.

1 comentario:

tomas dijo...

Muy buen show el de fito en la usina, como hacìa tiempo no se veia. Fito con muchas ganas de tocar y cantar, y coki más que entusiasmado je. Algo que estuvo genial entre tantas cosas que comentaron del show fue el "meddley" o pseudoenganchado que hizo de circo beat a tercer mundo con una base muy potener de Heartbreaker de zeppelin con el poderoso riff, genial.