viernes, 11 de julio de 2008

Un recorrido por diversos estilos




Artista: Sumo.
Disco: After Chabón.
Año: 1987.


Por Santiago Ramos.

Alguna vez Andrés Calamaro dijo: “la de los últimos días de 1980 es la generación de los huerfanitos que ni se enteran” y mucha razón tenía ya que 3 de sus máximos exponentes en el rock, murieron al fin de la década.
Uno de ellos fue Luca Prodan, mentor y alma máter de Sumo, quien en 1987 sentía que vivía en tiempo de descuento. Es así que, a mediados de ese año, se grabó el disco After Chabón en condiciones de caos absoluto.
Las composiciones del álbum conforman un combo tormentoso y oscuro, proveniente de influencias como Joy Division y toda la ola de post punk que había invadido Gran Bretaña a finales de la década del ‘70.
El disco comienza con “Crua Chan”, una especie de marcha militar en la que la guitarra de Mollo suena como un conjunto de gaitas y la letra hace referencia al clan escocés “los Pollocks” (al que pertenecía la madre del compositor) en grito de guerra frente a Inglaterra. Continúa con el reggae “No tan distintos”, cuyo riff es contundente. Luego vienen “Banderitas y globos” (ya había sido incluida en el disco Corpiños en la madrugada) que logra una de las mejores combinaciones entre Mollo y Dafunchio, dos guitarras que contrastan, una suena muy limpia con ritmo de ska, mientras que la otra suena espesa con ritmo punk, el bajo de Arnedo más la batería de Troglio hacen la base y el saxo de Pettinato suena totalmente deforme. El título hace referencia a la época de Malvinas, cuando toda la población andaba con banderas y globos. “Mañana en el abasto” es el tema más pop del disco, si lo hubieran visto en vivo, los que hoy cantan “Luca no se murió…” probablemente lo habrían querido matar. Describe con precisión la zona del abasto de Buenos Aires, hasta ese momento nadie, salvo los compositores de tango de la década del 30 y Manal, había dirigido su proa poética a lugares tan maginales.
El resto del disco es más experimental, denso y bizarro, “Hola Frank!”, según su autor: “se llama así porque Frank Zappa hacía cosas así, donde ponía la voz medio irónica, improvisada y medio rap arriba de algo que no tiene nada que ver musicalmente” , hay guiños a través de frases para The Velvet Underground (“Sunday Morning”), Bob Marley (“No woman no cry”) y hasta la misma banda (“La rubia tarada”) .
“No te pongas Azul” es un término que hace referencia a evitar la sobredosis de heroína. Está dedicada a un amigo de Luca que se había muerto por tal situación.
Por otra parte, el ensamble entre los músicos manifestó cierta excelencia en la ejecución del reggae, de ese modo nacieron “La gota en el ojo”, “Ojos de terciopelo” y “Percusión baby”, lo mejor de música jamaiquina que se ha hecho por estas pampas.
Por último hay que decir que el grupo dejó frases imborrables, como “No se lo que quiero, pero lo quiero ya” que se transformó en un yeite para las generaciones posteriores, al mismo tiempo que “Yo estoy al derecho, dado vuelta estas vos”, se convirtió en la inscripción más popular en remeras de rock.
La presentación del álbum se hizo el 10 de Octubre de 1987 en el estadio de Obras, por esos días la banda atravesaba su pico de popularidad. Dos meses más tarde, el 22 de Diciembre, Luca fue encontrado muerto en su casa de San Telmo, víctima de un paro cardíaco y una cirrosis hepática. Dos días después iba a cobrar una enorme cifra de Sadaic, que pensaba destinar a una cura, en una clínica de Entre Ríos.

1 comentario:

lalau!!! dijo...

Hola Frank!y Percusión baby, son lo mejor!
Les dejo pilas y sigan, de esta forma uno se siente importante...
En fin
bE.C.I.s
adiossssssss