lunes, 25 de enero de 2010

5to. encuentro de cantautores en Alta Gracia.

Por Guillermo Romani.

Fotos: Inés Dominguez Cuaglia - Guillermo Romani.

Del 14 hasta 17 de enero, en la ciudad de Alta Gracia, se realizó uno de los festivales más interesantes que comparte el verano cordobés: “El encuentro de cantautores”. En su quinta edición, con artistas del orden local, nacional e internacional, el festival, una vez más cobijo a una inmensa minoría. 
A diferencia de ediciones anteriores, la quinta edición contó con algunos agregados: se sumó una noche más a la estupenda grilla, la que sufrió un mínimo cambio en la noche de clausura, suplida por un reemplazo a la altura de las circunstancias. También éste interesante encuentro contó con la sumatoria de dos jornadas diurnas, en las que se brindó la posibilidad de asistir a talleres como espacio lúdico: uno de canto, nominado “El canto popular”, a cargo de Sandra Corizzo (Rosario), y otro de producción literaria titulado "Generación de textos para canciones, poemas y relatos", coordinado por el gran autor Adrián Abonizio.
 Los talleres se llevaron a cabo los días viernes y sábado por la mañana, en el mismo colegio donde por la noche diversos cantautores, de gran nivel, brillaron ante excelente respuesta de público, que se dio cita en las cuatro jornadas.
Cada uno de los artistas que intervinieron en el festival fueron presentados con humor y gracia, algo que se va tornando un clásico de estos encuentros; otra característica es el respeto hacia uno de los cantautores de mayor inspiración para los participantes del festival: las versiones de temas de Eduardo Mateo, no faltaron. Y no dejan de inspirar, y generar mística en esta apuesta a la cultura musical de raíces latinas: la gran mayoría de los artistas reflejaron influencias de Mateo, además de dejarlo en claro mediante palabras o versiones de sus canciones. 
Es importante destacar el esfuerzo llevado a cabo por el organizador: Adolfo Barrera, y todas las personas que colaboraron, e hicieron sentir a los cantautores como en su casa. Absolutamente todos (los músicos) declararon su comodidad y resaltaron la buena onda de Barrera. 
Ésta vez el encuentro tuvo dos locaciones: en las primeras dos noches las presentaciones se dieron dentro del auditorio del colegio Anglo Americano, y las dos últimas (sábado y domingo) en salón de deportes del mismo, en las cuáles se incrementó público. El auditorio es de capacidad limitada, para un tanto más doscientas cincuenta personas (cómodas), y en el salón más del doble de localidades, que en las cuatro noches se colmaron, en cada uno los dos lugares en su totalidad.


Vestidos de Bienvenida: inicio del festival.

La primera jornada de Encuentro de cantautores inició el fuego con una noche estupenda, con gran afluencia de público que disfrutó cada uno de los artistas encargados de templar la quinta edición en el comienzo. 
El jueves, el músico local, Martín Lapidus dio la bienvenida compartiendo composiciones propias junto a algunas músicas consagradas de artistas como Fito Páez o Pedro Guerra.
Ya con la noche en marcha llegó el turno de la primera de las tres damas, que con las que se vistió la jornada (Viki Fontana, Yusa y Ana Prada): Viki Fontana se mostró agradecida y emocionada, empuñando su guitarra electro - acústica., con la que interpretó composiciones propias, alternándolas con nuevas versiones, y acompañada, por momentos, por un armoniquista de excelente performance. Fontana también aprovechó para invitar a cantar a Griselda Castro, justo antes del final.
La ex Lucila Cuevas, dejó sentado de su capacidad musical y brilló en su nueva etapa como cancionista con nombre propio; Fontana dio paso la cubana Yusa, quien preparo el camino hacia el cierre de la primera noche a cargo de la cantante oriunda de Paysandú: Ana Prada. En su segunda presentación en el Encuentro de Cantautores (participó en la segunda edición) Prada se despidió ovacionada con su tema “Tierra adentro”.

De Poetas y juglares : Segunda noche.
La segunda jornada renovó su público y se tiñó de juventud; tal vez alentado por la presencia de los artistas como: Bléfari, Daniel Drexler, o el local, Pipa Martín que proporcionó su fuerza para el inicio, y dejó en claro que el festival también alienta a los artistas locales. 
Rosario Bléfari, fue la segunda de la partida con sus canciones que dieron importancia a lo escrito (y escuchado). Como Bonus y aperitivo musical de la segunda noche, fue la presencia de Adrián Abonizio, que amenizó la espera de Daniel Drexler, quien se presentó en solitario junto a un puñado de efectos, y una soltura energética que recorrió el auditorio junto a él: Drexler recorrió el recinto, y hasta cantó a capella captando la energía del lugar. Para el cierre la aparición de Gabo Ferro coronó la segunda noche a puro cantautor.


Sofisticados y populares: Tercera jornada.
La tercera cita se dio en el salón de deportes (polideportivo), y comenzó con un mínimo retrazo, que permito ultimar detalles para otra jornada de excelencia. Por tercera noche consecutiva la bienvenida la dio un grupo local, en esta ocasión a cargo de Tres bestias perfumadas.
 La armonía tomó por asalto al lugar con la presencia de Diego Penelas y Cecilia Zabala, quienes desplegaron una gran actuación previo a la presentación del dúo cuyano Orozco – Barrientos, para generar un clima más festivalero, con canciones equilibradas entre sonidos clásicos y letras austeras. Si bien el festival se caracteriza por tener propuestas musicales populares, en la tercera noche contó con momentos mas experimentales acentuados por Aca Seca Trío, que desplegó su sofisticación popular recreando canciones de reconocidos autores.



El niño que llevamos dentro: Día de cierre.

Una constante del Encuentro de cantautores fue el clima de distensión que mostraron los músicos, desplegando un alto grado de humor refinado, que tuvo su peso en la noche de clausura del festival, la misma se inicio una hora antes, (que las demás jornadas), siendo coherente con su espectáculo de bienvenida a cargo de Luis María Pesceti, “despanzando” de risa a padres y deleitando al público más pequeño. Tornado así a la última noche más familiar, apostando puntualmente al humor con la presencia de Sebastián Monk, quien también ha realizado algunos trabajos para niños.
 En esta ocasión Monk desplegó su ironía y preparó el camino para recibir a uno de los artistas más esperados: Edú “Pitufo” Lombardo. Uruguayo que dio cátedra de rítmicas rio platenses, entre candombe y milongones encantó a un público eufórico.
El broche de la noche, y del festival, llegó de la mano de Raúl Carnota; otro artista que abrillantó al festival en ediciones anteriores. Carnota fue expeditivo y deleitó con su toque.
La quinta edición del Encuentro de cantautores sumó esperanzas para la música hecha con esfuerzo y compromiso. El Festival fue transmitido en vivo por la emisora radial local Radio Tortuga 97.5 fm y sumó la posibilidad de que el quinto encuentro se escuchase en directo y simultaneo para todo el mundo.
El encuentro de cantautores dá mucha tela que cortar, y esperemos que se torne un clásico altagraciense y por que no Argentino/latinoamericano.

Relacionadas: Gabo Ferro en Alta Gracia.